Inicio > Extras > Una cita sobre el antifascismo

Una cita sobre el antifascismo

Definido por Thierry Wolton como «el mayor común denominador de una izquierda nostálgica del marxismo-leninismo»,el antifascismo contemporáneo constituye, ante todo, una expresión de la pereza intelectual, pues siempre resulta más fácil identificar los males del pasado que darse cuenta de los del presente. En un mundo que ha aprendido a desconfiar de la idea de un bien absoluto, pero que sigue sintiendo más necesidad que nunca de un mal absoluto, el antifascismo representa, por otra parte, una cómoda forma de profesar una moral mínima. «La actual oposición al nacionalsocialismo, oposición tardía y sin ningún peligro, constituye un sustitutivo de la religión», constata Ernst Nolte.El antifascismo posee, por último, un evidente aspecto utilitario. «La posteridad — decía también François Furet — se asombrará sin duda de que las democracias hayan inventado tantos fascismos y amenazas fascistas después de que los fascismos hubieran sido vencidos .

[Alain de Benoist, Comunismo y nazismo, XXV]

Categorías:Extras
  1. Orientaciones
    abril 26, 2011 a las 1:01 pm

    Saludos

    No sólo es una expresión de la pereza intelectual de la izquierda a la deriva, sino el recurso de los comisarios políticos del Sistema (progresistas y derechistas) para descalificar a quienes, desde el socialismo incluso marxista, intentan salir de los callejones sin salida actuales.

    Es decir, ahora es sobre todo un recurso estalinista utilizado por y para beneficio de la derecha liberal.

  2. Orientaciones
    abril 28, 2011 a las 8:09 pm

    Saludos

    Dejo un comentario de Javier de León a propósito de la retórica antifascista del presidente Chávez:

    «…además, se mencionaba un tema que reaparece aquí: la desacertada (y para algunos no decisiva) utilización de la retórica homologada del antifascismo por parte del presidente venezolano y de la práctica to­talidad de la izquierda que se encuentra en diversas latitudes del pla­neta y se define más o menos en términos anticapitalistas.

    Puede parecer una cuestión irrelevante. Sin embargo, no lo es tan­to, entre otras cosas porque uno puede acabar por ser prisionero de una retórica fabrica­da por otros y que contribuye gradual e incons­cien­te­mente a la gestación del necesario consenso antifascista pla­netari­za­do donde son los recursos mastodónticos del AUTÉNTICO ANTIFASCISMO (el hollywoodiense) los que deciden quién debe ser odiado, en base al discurso por todos compartido de que el fascismo es el mal absoluto.

    En España, por ejemplo, ya se ha extendido de modo muy signifi­cativo la imagen de Chávez como un malvado de quien se pueden hacer chistes fáciles, dársele el premio limón por antipático y tachár­sele de gorila autoritario, y, todo ello, gracias a la consabida re­tórica del antifascismo progresista, que más que ideo­lógico es simple y lla­namente tópico y masificado (el otro día en la Sexta oí ese tipo de bromas de boca de un bufón que unas semanas antes había hecho chas­carrillos e insultado a un falangista por expresarse de un modo bastante correcto pero que por ser falangista se suponía que era un ejemplo monstruoso de lo que no se puede decir ni se debe pensar… sólo hay legitimidad expresiva -supo­ne­mos- en la jerga de los Gallar­dones o las Raholas).

    Por otro lado, quienes, en España y en otros lugares del Occidente ho­mologado -desde una perspectiva de izquierda más o menos con­testataria- apoyan a Chá­vez y denuncian las maniobras que se rea­lizan en su contra y la falsedad de las consignas demoliberales, sue­len acu­dir a lemas trillados como el del “fascismo neoliberal”.
    Así, le­jos de des­cri­bir realidades y movilizar voluntades, retroalimentan cierto secta­rismo y construyen, también ellos, una imagen simplificada y vul­gar de los he­chos que ACABARÁN PAGANDO al precio de ser des­cri­tos como “peli­gro­sos totalitarios”… ergo “fascistas”.

    Por suerte no todos son tan necios, aunque pocas hay voces ge­nia­les cuya lu­cidez no debiera desperdiciarse. Costanzo Preve, filó­sofo de formación mar­xis­ta a quien ya he citado más veces, subra­yaba lo siguiente en una densa entrevista concedida en octubre de 2006:

    “Las nuevas guerras imperiales de Bush, legitimadas ideológi­ca­mente por los llamados Neocons (…) no son llevadas a acabo con el nombre de gue­rras contra el islamocomunismo, sino con­tra el islamofascismo. Quien no entiende el porqué de este enig­ma ideo­lógico, y no entiende por tanto que hoy (repito, hoy, no ayer en 1936, 1941 o 1945) el antifascismo es el mínimo co­mún deno­minador de Bush y del Leoncavallo, de la CIA y de los Centros Sociales, no en­tiende nada del panorama ideológico de legitima­ción tal y como funciona hoy en el circo mediático uni­ficado y en el clero universi­tario mundial homogeneizado”

    (El Leoncavallo es lo que llaman un centro social que ha tenido un desarrollo bastante notable en Milán). En todo caso, la admisión glo­bal -de la Casa Blanca a la casa okupa- del antifascismo como dis­curso “moral” (y, sobre todo, moralista) puede que sea un hecho ob­servable pero no un fenómeno inevitable con el que debiéramos con­formarnos… especialmente porque así la historia es siem­pre la histo­ria de los maestros del discurso mundialista y la consecuencia es que los pue­blos acaban por pensar a rebufo de sus categorías… es decir, acaban no pensando y cediendo a su presión y a su chan­taje.

    Lo problemático es que las palabras “no valen poco” y que a veces cuando cree­mos usar ciertas palabras, son ellas las que acaban por usarnos a nosotros. Es algo de lo que- vuelvo a recordar- también nos avisó Ceresole porque las conse­cuencias últimas pueden ser fatales. Evidentemente Chávez no va a deconstruir en una semana el voca­bu­lario polí­ti­co que se maneja internacionalmente pero no de­biera caer en trampas dialéc­ti­cas que además no responden a las realidades históricas de su pueblo y que de­no­tan la asunción de “verdades” his­tóricas que también para ellos son perniciosas.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: