Inicio > Teoría > Vanguardia y retaguardia del Sistema

Vanguardia y retaguardia del Sistema

Hay que disculpar la brevedad del texto. A su favor, alego que condensa un esquema extendible en todas direcciones.

El Sistema (dinámica general de la sociedad, llamémosle capitalista o de mercado mixto) engloba el Régimen (forma que adopta en cada subconjunto social; por ejemplo, la democracia partitocrática constitucional) y el Gobierno (personas que ostentan la potestas en un punto temporal determinado). Los frentes de ataque y barrido (vanguardia-retaguardia) las organiza el Régimen (el Estado en sentido político: «pueblo, territorio y poder»), donde el Gobierno sólo regula la intensidad de la acción.

Vanguardia del Sistema: a nivel ideológico-sociológico, las normas de tráfico, con la iniciativa «Ponle Freno» de Antena 3 como punta de lanza (contacto directo con el Ministerio Fiscal) y mecanismo de autocontrol civil (es una Fundación). A nivel corporal-psicológico, las telecomunicaciones, encabezadas por las redes sociales y el teléfono móvil, que permiten también de mecanismo de autocontrol y la autocensura. Por fin se le permite a la comunidad, con los valores morales manipulados, ser juez del comportamiento ajeno.

Retaguardia del Sistema: a nivel ideológico-sociológico, las fuerzas de Defensa, o el poder militar, que aplastan cualquier disidencia que va quedando, interna o externa. A nivel corporal-psicológico, la Sanidad, con los poderes económicos -los futuros directores políticos- convertidos en reguladores del tráfico farmacológico. Se institucionaliza así la gestión de la droga legal y se tiene un control más efectivo sobre la población interior, que teme más la enfermedad (más una pandemia) que un posible ataque armado desde el exterior.

El Sistema, además, se rearma a sí mismo. En la retaguardia, convirtiendo lo militar y lo farmacológico en un mercado económico que ejerce de motor financiero. Y en la vanguardia, como un mercado de almas en el que se absorben y reabsorben continuamente nuevos acólitos, no ya por un poder central, sino por los que más influencia tienen: los conciudadanos.

Epílogo:

Lo cierto es que el Sistema tiende a la desaparición de los Estados y a la erección de la Empresa y la Sociedad en controladores automáticos de su funcionamiento. Lo orwelliano es una utopía comparado con lo que se nos viene encima. Los llamamientos de Libertad Digital, hace unos días, para que los ciudadanos grabaran a los ciudadanos y denunciaran su actitud en los piquetes, es lamentable ejemplo.

La ontología del chivato: infantilismo perpetuo.

* * *

Extra: Cómo hacer una noticia cuando no se tiene noticia, con el único fin de atacar a Ahmedineyad. Es decir, cómo utilizar unas especulaciones políticamente para continuar con la rutina de acoso y derribo contra la periferia del Imperio.

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/orienteproximo/2010/10/02/ahmedineyad-a-las-puertas-de-israel.html

Categorías:Teoría
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: