Inicio > Extras > Carlos Marx en José Antonio

Carlos Marx en José Antonio

Por su interés histórico, avisamos del artículo Carlos Marx en José Antonio, escrito por Adriano Gómez Molina, que apareció en el número 101 de la revista El Catoblepas. Lleva por subtítulo «El influjo directo de Carlos Marx en José Antonio ha quedado largo tiempo en la penumbra».

Fragmentos

Lo verdaderamente interesante del trabajo es el dictamen de Sacristán al analizar la crítica de José Antonio al marxismo. Escribe que «el juicio sobre el marxismo se abre con una asimilación de sus aciertos». Y sigue diciendo que ese reconocimiento «se hace, primero, desde el punto de vista científico», conforme con lo expresado en la conferencia de José Antonio en el Círculo Mercantil de Madrid el 7 de abril de 1935 y de la que reproduce el correpondiente párrafo.

La plusvalía es una columna vertebral del análisis marxista del capitalismo. La inclusión de la plusvalía en el programa de la Falange se sitúa junto a otras propuestas de porte izquierdista, pero entraña una importancia suprema. A pesar de su gran calado ha quedado desvaída. Cuando se habla de la radicalización de José Antonio, que ciertamente se produjo, no se suele enfatizar la asignación de la plusvalía al trabajo. Pero es ahí en donde está la radicalización decisiva, muy por encima de la nacionalización de la banca, de la sindicalización de la economía o de la «reinstalación revolucionaria del pueblo campesino».

Junto al revisionismo de Bernstein hay otros socialistas que complementan y rectifican la obra de Marx. Comenzando por las propias disquisiciones de Engels y siguiendo con los Kautsky, Labriola, Luxemburgo, Sorel, Lenin o Trosky. Con todo, acaso sea Bernstein el emblema del revisionismo que trasciende su campo propio: sin él, por ejemplo, no se entiende al Mussolini fascista.

José Antonio, como hijo de su tiempo vivió el entendimiento historicista, la interpretación de los procesos que vienen de atrás y se encaminan a un futuro previsible, la tarea de explicar la dinámica del acontecer histórico y de lograr conocer su sentido. Lo reflejó en muchas ocasiones. Pero, contrariamente a lo que se viene sosteniendo, no fue La Decadencia el texto básico que alimentó sus escarceos de teorización de la historia. Las tesis de Spengler eran contrarias a las que él manejó. Por ejemplo, Spengler afirma que el esquema de edades –que es el aceptado y utilizado por José Antonio– es «increiblemente mezquino y falto de sentido».

Si en la parte torva anotamos los juicios adversos –a la figura– caemos en la cuenta de todos ellos se emiten a lo largo de 1934 y solamente en ese año.. En el mes de marzo, en su discurso de proclamación de la fusión de Falange con las JONS de Ramiro Ledema [sic] y Onésimo Redondo, José Antonio vertió varias críticas ácidas sobre la figura de Marx. Recalcó –hasta tres veces– su condición de judío;

«Esto dijo Carlos Marx en un libro formidablemente grueso; tanto, que no lo pudo acabar en vida; pero tan grueso como interesante, esta es la verdad; libro de una dialéctica apretadísima y de un ingenio extraordinario…» (9 abril 1935)

Categorías:Extras
  1. IN
    septiembre 5, 2010 a las 1:10 am

    El Manifiesto de la Izquierda Nacional en :http://www.izquierdanacional.es/

  2. avanguardia
    septiembre 14, 2010 a las 3:32 pm

    Cuando el escrito habla de la plusvalía se refiere a la siguiente frase:

    “Los sindicatos de productores deben tener sus propios recursos, a ellos corresponde la plusvalía de la producción. Abogamos por la nacionalización del servicio de crédito e impondremos así un nuevo orden de cosas, sin hambrientos, sin políticos profesionales, si caciques, sin usureros y sin especuladores”}

    Lo que José Antonio plantea es el fascismo puro, que sólo se lograría en la RSI. En especial cuando la FE decía que “Concebimos a España, en lo económico como un gigantesco sindicato de los productores”.

    Cuando se plantea fascismo puro y duro pues es lógico que vamos a confluir con los pensamientos de la izquierda revolucionaria, aunque seamos tan antimarxistas como anticapitalistas. Aún así cómo simple legado ledesmista y Joseantoniano dejo la siguiente frase de José Antonio: “Otra experiencia falsa que temo es la implementación por la vía violenta de un falso fascismo conservador, sin valentía revolucionaria ni sangre joven. Claro que esto no puede conquistar el Poder; pero ¿y si se lo dan?”

    Saludos latinoamericanos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: