Inicio > Opinión > El efecto Bandwagon y la espiral del silencio

El efecto Bandwagon y la espiral del silencio

Entre los fundamentos de la política mediocre y economicista en que estamos sumergidos encontramos dos figuras psicológicas que son tenidas en cuenta por los grandes partidos del Régimen, pero no tanto por los que van en contra de ese Régimen o directamente contra el Sistema que lo sustenta. Lo que es un error imperdonable, puesto que esos partidos mayoritarios pueden dejarse mecer por las reglas de la psicología de masas, mientras que los que pretenden cambiar la situación deben romper esas reglas para, aprovechando la fisura, entrar con toda su maquinaria.

El efecto Bandwagon es conocido como el del «carro ganador»: hay tendencia a tomar la opción que se considera la de la mayoría. Es un prejuicio cognitivo que los partidos políticos intentan poner a su favor con discursos triunfales, mítines multitudinarios y una imagen de popularidad que no suele corresponder con la realidad. Los últimos ejemplos más llamativos son los de los artistas «de la ceja» o las actuaciones de Rajoy en Dos Hermanas y Atarfe. Trasmitían una imagen de apoyo general a sus respectivas partidas políticas que fácilmente podían mover al ciudadano a apoyarles.

La teoría de la «espiral del silencio», además, dice que el individuo permanece en silencio si considera que su postura es minoritaria. Por eso, cuando los medios de comunicación, en masa, crean una verdad (obedeciendo consignas de think tank, eslóganes comerciales,…), el ciudadano se ve inmerso en un ambiente que le impone comulgar con esa nueva norma social. Ejemplos, también haylos: el inmaduro exhibicionismo del lobby gay, el respeto al ritualismo jurídico en casos de pedofilia o terrorismo, el artificial uso de los dos géneros cuando valdría el neutro,… Se ha insistido tanto en semejantes idioteces que nadie se atreve a levantar la voz por miedo a una crítica social que realmente no existe más que en los guionistas de televisión.

Estos días se ha celebrado alguna manifestación de los sindicatos «oficiales» para protestar por las últimas intentonas del Gobierno  para remediar la hecatombe económica. De paso, se han gastado miles de euros en parafernalia propagandística que, claro, pagan los Presupuestos Generales. De ahí saldrán más afiliados y, con ellos, más subvenciones.

Lo que me ha llamado la atención en la izquierda progresista, hasta hoy, ha sido la ceguera con que miraban hacia el Ejecutivo. Víctimas del efecto Bandwagon, se han creído las milongas que desde TVE, La Sexta y Cuatro les han estado contando sobre la bondad con que se enfrentaba al problema. Han caído víctimas de un engaño colectivo, de una alucinación nacional. Ahora, cuando protestan, lo hacen tarde y mal.

Había, en cambio, una serie de grupos que sí supieron ver el mal. Quizá la solución que aportaban no era la correcta o no hicieron el análisis con todo el rigor deseable, pero al menos no escatimaron en arrestos para plantarse y decirle «no» al Capital. Me gustaría referirme a grupos cooperativistas, a solidaristas, a sindicalistas revolucionarios, a… Me refiero al internacionalismo anticapitalista de base y a los grupos anarquistas. Con ellos me manifesté en noviembre (¡estamos en febrero!) y estábamos solos. La espiral del silencio se había tragado el vocerío izquierdista, no quedaban más que piojosos y descerebrados. Ellos, los que no tenían nada que perder. Pero al menos lo hicieron, salieron a la calle cuando toda la izquierda callaba -víctima del mito progresista- y dijeron cuanto quisieron. Cuanto quisimos: la banca privada es culpable, los estados son empresas, los trabajadores no tienen por qué pagar el desastre, ni PSOE ni PP son solución, el capitalismo es inviable, los sindicatos son lacayunos,… Éramos pocos. Nos rodeaba el silencio.

Imagen: Mario Sironi, Composizione futurista

  1. Aún no hay comentarios.
  1. mayo 16, 2015 a las 2:15 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: